Algunas novedades del diccionario

En diciembre de 2017, quizá víctima de las presiones de las redes sociales, quizá por el deseo propio de modernizarse, la RAE ha actualizado su diccionario en línea. Aquí presentamos algunas de las novedades.

Entradas nuevas

La incorporación más sonada ha sido posverdad. Representa una noción algo difícil, pero su presencia en el diccionario puede servir para remover conciencias. De hecho, la posverdad ha jugado un papel fundamental en esta actualización del diccionario.

Más palabras que han aterrizado en el diccionario son postureo, con una primorosa definición (‘actitud artificiosa e impostada que se adopta por conveniencia o presunción’); buenismo (y buenista); hummus o humus (¿con h aspirada?) referida a la pasta de garbanzos, y otras como audiolibro (ya estaba, por ejemplo, audioguía), arreón (como el de los ciclistas) o táper (cuya presencia sepulta definitivamente a fiambrera).

Frente a táper —que es una adaptación de tupper—, han entrado extranjerismos crudos (en cursiva) como container o fair play (yo sigo soñando con que en el diccionario solo entren adaptaciones, aunque aún no se documenten: en este caso, contáiner contéiner y férpley, a lo órsay).

Además, aunque no era necesario, seguramente para librar a la gente del estupor de la ausencia de desafortunadamente (de la que ya hablamos), la RAE la ha incluido ahora. Y hay sitio incluso para locuciones, como acoso escolar o en detrimento de, esta última quizá tampoco demasiado necesaria en vista del significado que se da de detrimento.

Cambios relacionados con el sexismo y otras presiones

La presión a la que se ha sometido a la Real Academia, sobre todo desde las redes sociales, ha tenido sus pequeñas consecuencias. Así, el diccionario ya contempla que se pueda utilizar joder —en el sentido de ‘poseer sexualmente’— en referencia a un hombre o que no solo se pueda utilizar fácil en referencia a las mujeres cuando se habla de no poner reparos a la hora de mantener relaciones sexuales. Como contrapunto, pibón se ha incorporado al diccionario solo con el sentido de ‘mujer muy atractiva’, pese a que claramente se usa también referida a hombres.

Por otro lado, ahora el que use sexo débil debe saber que el diccionario marca la expresión como despectiva o discriminatoria (no irónica), por lo que puede ser justificadamente vapuleado en redes sociales.

Otros colectivos también han logrado poner su granito de arena en el diccionario. Los hackers (de momento, no jáqueres) ya no se definen solo como ‘piratas informáticos’, ahora también se definen como ‘personas expertas en el manejo de computadoras’, en una bella muestra de cómo una voz peyorativa puede volverse meliorativa. Algo similar ocurre con pasada, que gana la acepción de ‘cosa exagerada, extraordinaria, fuera de lo normal’. ¡Qué pasada! Toma un camino distinto capullo, a la que se le ha añadido la acepción de ‘persona estúpida y molesta’. Y ya se recoge el uso de pinchar como ‘hacer clic’.

Tecnicismos

Uno de los grandes focos de crítica del diccionario son los tecnicismos, la ausencia de muchos de los cuales, sumada a la presencia de palabras como almóndiga o muslamen, indigna a los que saben mucho de su materia, pero no terminan de entender cómo funciona un diccionario. Como poco, ya no se pueden quejar los que reclamaban la presencia de especismo ‘discriminación de los animales por considerarlos seres inferiores’, audiólogo o la, para mí, más famosa que usada aporofobia ‘fobia a las personas pobres’. Sí se pueden seguir quejando amargamente los que temen que porque enoturismo no aparezca en el diccionario vayamos a dejar de practicarlo.

Los grandes olvidados

Además de enoturismo, esta actualización se ha dejado fuera grandes clásicos de las discusiones lexicológicas de las redes y de algunos de sus imperiosos reclamos: zasca, pirsin, selfi, wasap (o guasap) y wasapear (o guasapear), spoiler, meme… Que yo vea, tampoco ha entrado heteropatriarcado, pese a lo que se afirma en algunos sitios. Tranquilos, que todas estas voces entrarán, sin duda.

No hay comentarios

Enviar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza «cookies» para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas «cookies» y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies