El origen de 100 pequeños elementos del español

El origen de 100 pequeños elementos del español

Te presentamos aquí el origen de 100 pequeños elementos del español. Tan pequeños y cotidianos que a veces pensamos que han sido así siempre, pero todos tienen un pasado. Vamos con ellos.

    1. Pero: de per hoc ‘por eso’.
    2. Hoy: del latín hodie, de hōc‎ diē ‘(en) este día’.
    3. Ahora: de agora, y este de hac hora ‘(en) esta hora’.
    4. Luego: de loco ‘en el lugar, allí mismo’, y este de locus ‘lugar’. Tuvo el significado de ‘ahora mismo, al punto’, que aún se conserva en algunas zonas.
    5. Mañana (‘primera parte del día’): de [hora] *maneāna ‘[a hora] temprana’, de mane ‘por la mañana’. Mañana (‘día siguiente’) viene de [cras] mañana ‘mañana por la mañana’ (cras se ve en procrastinar).
    6. Ayer: de ad heri; de heri también viene hier (antier ‘anteayer’) y comparte origen con yester(day) en la raíz protoindoeuropea *dʰǵʰyes- .
    7. O (conjunción): del latín aut, del protoindoeuropeo *h₂ew ‘fuera de’.
    8. Y (conjunción): de et, y esta de *éti ‘más allá’, ‘sobre’. ¿Por qué con y y no con i? En la página 172 de la ortografía de la RAE de 1741 se explica que escribirla así se puso de moda quizá porque la y es más garbosa que la i.
    9. (afirmación): del latín sic ‘así’.
    10. Pues: de post ‘después’.
    11. Para: de pora, y este de por a.
    12. Contra: de contra, formada a partir de cum + la terminación -tra de intra (de *interus) y extra (de exterā [parte]).
    13. Hacia: de faze a ‘cara a’.
    14. Hasta: quizá del árabe ḥattá, influido por ad ista ‘hasta eso’ en latín (según el DLE).
    15. Desde: de la unión de de, ex y de, todas preposiciones que expresaban origen en latín.
    16. Entre: del latín inter.
    17. Según: del latín secundum, literalmente ‘lo que sigue’.
    18. So (antigua preposición que aún se ve en so pena de y otras): de sub ‘bajo’. No confundir con el so de so tonto, que viene de seó, apócope de seor, y esta de señor.
    19. Cabe (antigua preposición con el significado de ‘cerca de’): de cabde, procedente de a cabo de.
    20. Versus: de versus ‘girado contra’, participio de vertere ‘girar’ (de donde, entre otras, viene vértebra porque en torno a ella gira el hueso) .
    21. Quien: del latín quem, acusativo de qui ‘quien’.
    22. Como y cómo: del latín quomŏdo ‘en qué modo’.
    23. Cuando: parece que de quam ‘cómo, como’ y * (‘entonces’).
    24. Aún (antiguamente adú o ahú): adhuc ‘hasta ahora’; la n es como la que se puso en asín a partir de así (de sic).
    25. Todavía: de toda y vía, con un significado original de ‘por todos los caminos’ y ‘en todo tiempo’ (ver Corominas).
    26. Don: de domĭnus ‘señor’, y doña de domĭna ‘señora’. De domĭna también viene dame en francés, de donde salió nuestra dama.
    27. Domingo viene de [dies] dominĭcus ‘[día] del Señor’.
    28. Señor: de senior ‘más viejo’, comparativo de senex.
    29. Usted: de vusted, y este de vuestra merced.
    30. Más: de maes, que procede del latín magis ‘más’.
    31. Otro: del latín alter ‘otro’.
    32. Mucho: de multus; y de multus viene muito, que en su forma apocopada dio muy.
    33. Ese: del latín ipse ‘el mismo’ (curioso que ahora se usa mismo con un valor similar al de los demostrativos).
    34. El, la y lo: de ille, illa, illud ‘aquel, aquella, aquello’.
    35. Aquel, aquella y aquello: de eccum ‘he aquí’ e ille, illa, illud ‘aquel’.
    36. Allí: de illic, a su vez de ille ‘aquel’ y la partícula de refuerzo -c.
    37. Allá: de illac, formada sobre illic. Ver más aquí.
    38. Alrededor: de al rededor, y rededor de derredor, de de y redor, de retro ‘atrás’.
    39. Fuera:de fueras, del latín foras ‘fuera’, relacionado con la raíz protoindoeuropea *dʰwer- ‘puerta’ (que dio también door en inglés).
    40. Dentro: de deintro, de de + intro ‘dentro’.
    41. Arriba: de ad ripama la orilla’.
    42. Lejos: de laxius ‘más ampliamente’, adverbio comparativo de laxus ‘amplio’, ‘suelto’.
    43. Cerca: de circa ‘alrededor’, y este de circum, a su vez de circus ‘círculo’.
    44. Centro: de centrum, y este del griego kéntron ‘aguijón’, por la punta del compás, que se apoya en el centro.
    45. Pronto: de promptus, participio de promĕre ‘sacar’, ‘publicar, revelar’.
    46. Etcétera: del latín et cetera ‘y las cosas restantes’.
    47. Ojalá: según el DLE, de aw šá lláh ‘si Dios quiere’.
    48. Incluso: de inclūsus, participio de inclūdere ‘incluir’, y este de in ‘en’ + claudo ‘cerrar’.
    49. Conmigo, contigo y consigo: de añadir delante otro cum ‘con’ a mecum ‘conmigo’, tecum ‘contigo’, secum ‘consigo’.
    50. Se (el de se lo dije): de ge, y este de gelo, a partir de elielo, a su vez de illi illud ‘a él lo’. Ver más aquí. El otro se viene directamente de se en latín.
    51. Yo: de eo, y este de ego.
    52. Mío: de meus, con influencia del femenino mea; si no, habría dado mio (como en mio Cid).
    53. Mismo: del latín vulgar *metipsĭmus, con el elemento enfático met, y el superlativo de ipse ‘el mismo’.
    54. Nadie: de nadi, que procede del latín nati ‘los nacidos’. Más información aquí.
    55. Nada: del latín [res] nata ‘[cosa] nacida’.
    56. Nunca: de numquam ‘nunca’, a su vez de ne ‘no’ + unquam ‘alguna vez’.
    57. Jamás: de iam magis ‘ya más’.
    58. Entonces: de entonce, y este del latín vulgar *intunce, de in ‘en’ y tunc ‘entonces, luego’, a su vez de tum ‘entonces, luego’ y el refuerzo -c.
    59. Mientras: de mientra, y este de demientra, a su vez del latín dum intĕrim, este último de inter + im (forma antigua de is ‘este’).
    60. Casi: de quasi ‘como si’, ‘aproximadamente’, de quam ‘como’ y ‘si’.
    61. Quizá(s): de quiçab[e], forma procedente de qui sabe ‘quién sabe’.
    62. Fulano: del árabe hispánico fulán, quizá del egipcio pw rn ‘este hombre’.
    63. Mengano: quizá del árabe man kān ‘quien sea’.
    64. Zutano: de citano, que viene del latín *scitānus, de scitus ‘sabido’.
    65. Ser: de seer, y este del latín sedēre ‘estar sentado’.
    66. Estar: del latín stare ‘estar de pie’.
    67. Haber: del latín habēre ‘tener’.
    68. Tener: del latín tenēre ‘tener en la mano, mantener’.
    69. Ir: del latín ire ‘ir’, pero las formas con v(voy, vas…) del verbo vadēre ‘ir, andar’ y las formas con f- (fui, fuiste, fuera…) del verbo esse ‘ser’ (algunos dicen que de fugere ‘huir’).
    70. Presente: de praesens, -entis, participio de presente de praeesse ‘estar presente’.
    71. Futuro: de futūrus ‘lo que ha de ser’, participio de futuro de esse ‘ser’.
    72. Gerundio: de gerundum ‘lo que debe llevarse a cabo’, del verbo latino gerere ‘llevar, llevar a cabo, ejecutar’ (de donde vienen también gerente, gesta, gesto, gestión, gestar ‘llevar encima’).
    73. Cero: de zephyrum, y este del árabe ṣifr ‘vacío’ (de donde viene también cifra; número viene de *nem-eso-, de la raíz protoindoeuropea *nem- ‘asignar, tomar’, de donde también viene numismática).
    74. -ce (en once, doce, trece…): de –decim ‘diez’ (en undĕcim ‘once’, duodĕcim ‘doce’, tredĕcim ‘trece’).
    75. -ero: de -arius (como -ario: primero/primario), pasando por la forma con metátesis del latín vulgar *airu.
    76. pen- (en penúltimo o penumbra): de paene- ‘casi’.
    77. -s del plural: de la terminación de acusativo plural del latín (lupos ‘(a) los lobos’, rosas ‘(a) las rosas’).
    78. (de la primera persona del pasado: amé): de la terminación del perfecto latinoavi, que pasó aai y luego a (amavi > amai > amé).
    79. (de la tercera persona del pasado: amó): de la terminación del perfecto latinoavit, que pasó aaut y luego a (amavit > amaut > amó).
    80. -d (del imperativo plural: amad): de la terminación en latín -te, que pasó a -de y luego perdió la -e (cantate > cantade > cantad).
    81. -n (de la tercera del plural de distintos tiempos: aman, amaban): de la terminación -nt de las formas de esta persona en latín, con pérdida de la -t (amant > aman; amabant > amaban).
    82. -y (de hay, soy, voy, estoy…): se dice (por ejemplo, en la NGRALE) que podría venir de ibi ‘ahí’.
    83. Formas del futuro: del infinitivo + formas de presente de habere (cantar he, cantar has, cantar ha, cantar hemos, cantar heis, cantar han > cantaré, cantarás…).
    84. Formas del condicional: del infinitivo + formas de imperfecto reducidas de habere (cantar + h(ab)ía, cantar + hías… > cantaría, cantarías…).
    85. La letra ñ: de la abreviatura de nn (annus > año), donde una de las enes se escribe arriba y se convierte en la virgulilla o tilde.
    86. La ç: de una c que como adorno se ponía encima de la z y que acabó desplazando a la z para abajo. El nombre viene de zedilla, diminutivo de zeda, antiguo nombre de la zeta.
    87. La @: podría venir de la combinación de la a y la d de la preposición latina ad ‘a’. Sobre el origen del nombre arroba, ver aquí.
    88. Las notas musicales:
      de «Utqueant laxis
      Re sonare fibris
      Mira gestorum
      Famuli torum
      Solve polluti
      Labii reatum
      Sancte Iohannes».Versos en honor a San Juan Bautista que escogió Guido de Arezzo porque en cada verso se subía una nota. Ut se cambió por do para mantener el patrón de consonante + vocal (quizá a partir de dominus o del apellido de Giovanni Battista Doni). El nombre de la nota si se puso más tarde, pues antes se consideraba que representaba un sonido diabólico.
    89. El nombre de la jota: del de la letra iota en griego (ver OLE).
    90. El nombre de la hache: según la OLE, podría venir del latín vulgar *hacca, voz que representa la aspiración original de la letra.
    91. El punto de la i: para diferenciar esta letra de la u cuando iban juntas (igual que en la j, que en su origen era una variante de la i). Recuerda aquí el uso de la h para distinguir entre la u y la v.
    92. La rayita de la q: del asta que se ponía en la abreviatura de que, como explica la OLE.
    93. La u del dígrafo qu: del hecho de que la q en latín siempre aparecía seguida de u (ver OLE).
    94. El punto. Aunque en la antigüedad el punto bajo (frente al medio y el alto) representaba una pausa menor, ya en Nebrija pasa a separar frases. Se llamaba colon, nombre tomado del de los miembros que podía separar. El nombre actual viene de punctum, participio de pungere ‘punzar, pinchar’.
    95. La coma. Procede de un antiguo signo con forma de punto que separaba unidades menores, también llamadas comas (del griego komma ‘corte’). Luego se usó una raya oblicua que se curvó adoptando la forma actual. Ver OLE.
    96. El punto y coma. Antes llamado semicolon, lo introdujo Felipe Mey (hacia 1542-1612) en español con el nombre de colon imperfecto, y ya en sus orígenes tuvo poca aceptación porque los dos puntos tenían entonces una función similar. Se explica en la OLE.
    97. Los dos puntos. Como la altura del signo no era suficiente para distinguir, en época visigótica se utilizaron varios puntos. Los dos puntos, llamados colon perfecto, representaban una pausa intermedia. Más tarde se especializaron en su actual función anunciativa. 
    98. El signo de interrogación. No es nada seguro, pero se dice que viene de la simplificación de quaestio ‘pregunta’.
    99. El signo de exclamación. Tampoco es seguro, pero se dice que viene de la simplificación de interjectio (o io, una exclamación de alegría en latín).
    100. La sangría. Como se explica en la OLE al hablar del calderón (¶), antes se ponía una letra capitular al principio del párrafo, pero muchas veces se dejaba el hueco para ponerla más tarde. El hueco acabó dejándose incluso aunque no fuera a rellenarse con letra capitular porque permitía reconocer dónde empezaba el párrafo.

Y así llegamos a los 100 elementos. Si crees que falta alguno, dínoslo y lo incluiremos en una lista futura con los que se nos vayan ocurriendo a todos.

No hay comentarios

Enviar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza «cookies» para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas «cookies» y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies