Construcciones que no esperarías encontrar en la «Gramática»

Construcciones que no esperarías encontrar en la «Gramática»

Tras presentar algunas palabras y expresiones que, como mindundicagaprisasa mí plin, no esperarías encontrar en el Diccionario, aquí presentamos algunas construcciones que no esperarías que se estudiaran en la Gramática de la RAE, como Pues va a ser que no o Ya te estás largando.

Ya te estás largando

ya-te-estas-2

En el último apartado de la sección en la que se analizan los imperativos condicionales (Hazlo y te enteras) y retóricos (Fíjate tú), que vimos en una entrada anterior, además de expresiones imperativas formadas por «ainfinitivo» (¡A callar!), se habla de la construcción coloquial «ya estás + gerundio», usada en casos como Ya estás llamándola para disculparte o Ya te estás largando. Como allí se explica, con este esquema se expresa un mandato perentorio o apremiante.

Otra construcción coloquial con ya que se estudia en la Gramática (§ 28.6x) es la formada por «poder + infinitivo» para expresar obligación, conveniencia o necesidad, como en Ya puedes conducir bien, que si no me tiro en marcha (ejemplo de Lola Beccaria). 

¡Sin faltar!

Otra construcción de sentido imperativo que aparece en la Gramática (§ 42.5t) es la formada por «sininfinitivo». Además de ¡Sin faltar!, se incluyen otros ejemplos como ¡Sin avasallar! o ¡Sin ofender! 4-frame-walk-cycleDe estas expresiones se dice que «suelen resultar poco consideradas con el interlocutor» y se comparan con los gerundios de sentido imperativo (§ 27.2i) del tipo de ¡Andando! (o ¡Andandito!), que aparecerían en casos como No hay tiempo que perder, así que andando y que son muy similares a las construcciones con gerundios seguidos de que es gerundio, como Arreando, que es gerundio (§ 27.2k).

Pero que muy rica

Aunque todos la hemos estudiado como conjunción adversativa, pero no tiene propiamente valor adversativo en casos como La comida estaba pero que muy rica (§ 31.10t). En este caso pero, que excepcionalmente no va precedido de coma, sirve para enfatizar. Eso sí, solo se puede usar con adjetivos y adverbios graduados con elementos como muy: *La comida estaba pero que rica. En esto se parece al caso de las exclamativas bimembres (§ 42.15j) del tipo de ¡Muy rico el pollo!, que no quedarían tan naturales sin el muy: ¡Rico el pollo!

¿Cómo que que me calle?

En los § 42.11v y ss. se presentan algunos casos en los que cómo encabeza preguntas aclaratorias o de eco. Pueden usarse para pedir que se repita información (—¿Cuándo te vas de casa? —¿Cómo? —Que cuándo te vas de casa), pero en muchos casos, más que buscar una respuesta con ellos, se busca expresar sorpresa, desconcierto, disconformidad o indignaciónDeja que hagan lo que quieran. —¿Cómo? En mi casa mando yo; —Eso es una tontería. —¿Cómo una tontería? sorpresaEntre los casos que muestran indignación, están los encabezados por cómo que: ¿Cómo que que me calle? o ¿Cómo que si lo he hecho? ¡Pues claro que lo he hecho!

Otras preguntas de eco, en las que se pide simplemente que se repita información, son las que aparecen con un interrogativo al final (§ 42.11i y ss.), como en —Hay muchos güeritos. —¿Muchos qué? Algo curioso que explica la Gramática de estas construcciones es que permiten preguntar por fragmentos inferiores a la palabra: Si hubiéramos tenido internet hace años… —¿Inter qué?

¡Como que es de Neruda!

Con como que (sin tilde) se construye un tipo de oraciones sutilmente descritas en la Gramática (§ 46.6s) como aquellas que se emplean para expresar una reacción que justifica como evidente alguna apreciación ajena o que enfatizan como palmario un comentario propio.

pablo_neruda

Son casos como los de —¡Qué bueno es este poema! —¡Como que es de Neruda!Ya lo creo que calla; como que no puede hablar aún de pura debilidad (ejemplo de Clarín).

Si en estos casos lo que introduce como que justifica lo anteriormente dicho, en un tipo de oraciones encabezadas por pues se da la situación opuesta, es decir, se presenta como sorprendente algo (§ 46.12o): —¡Qué bueno es este poema! —Pues lo ha escrito Pablito.

en mi puta vida

Se explican en la Gramática (§ 48.3v) los casos en los que expresiones aparentemente afirmativas formadas con vida tienen sentido negativo, lo que permite alternancias como las que se producen con otros elementos negativos: No he visto eso en mi vida ~ En mi vida he visto eso (igual que No he ido nunca ~ Nunca he ido). Como posibilidades coloquiales, se ofrecen en mi puta vida, en mi perra vida o —con día en vez de vidaen todo el santo día.

por qué cojones

Un truco que circula por las redes y que, aunque no funciona siempre, es bastante útil para saber si un determinado elemento es interrogativo y, por tanto, se escribe con tilde, consiste en ver si se puede poner detrás cojones :

No es fácil saber cuándo empezaría a circular este mensaje por las redes (los primeros casos en Twitter son de 2012), pero la Gramática ya explicaba en 2009 que esta es una propiedad de los interrogativos frente a los relativos (quizá debida a la naturaleza tónica de los interrogativos). gordoflacoAunque en el § 22.2m solo se mencionan elementos como narices, demonios, diablos o carajo, en el § 42.12e se añaden otros algo más malsonantes, como leches, coño cojones, como en ¿¡Cuándo coño has visto tú que yo me vaya a ver una del gordo y el flaco en vez de cumplir con mi obligación!? (ejemplo de Fernán Gómez).

Pues va a ser que no

Entre los valores de la perífrasis «ir a + infinitivo», en los § 28.8j y ss. se da el de acaecimiento fortuito o inesperado, como en Fue a aparecer en el peor momento. A partir de este sentido de suceso no previsto que contraría, se forman oraciones como Pues va a ser que no.

¡Y un rábano!

En el § 32.7p, se presenta un buen número de sustantivos y grupos nominales que actúan como interjecciones para expresar rechazo, como rábano en ¡Y un rábano! Entre ellos están cuerno, narices, naranjas (de la China), huevo o las pelotas, a los que se podrían añadir muchos otros, como jamón, mierda (o eme), carajo y algunos peores.

También se analizan sustantivos como rábano utilizados como minimizadores en locuciones con verbos como importar o valerMe importa un rábano. rabanosEn los § 48.7g y ss. se destacan los sustantivos que designan verduras, frutas y legumbres (comino, pepino, pimiento…), además de nombres de monedas (No vale un centavo) y otros muchos, como huevo, cuerno, mierda y expresiones del tipo de tres puñetas, tres cojones o tres pares de narices. Otras locuciones de sentido negativo que se mencionan son caber un alfiler, dar un palo al agua, levantar un palmo del suelo, ver un pijo o tener un pelo de tonto.

No te fastidia

También se presentan, esta vez en el § 32.7g, algunas locuciones interjectivas que expresan sobresalto, sorpresa o incredulidad como no me digas, no fastidies o no me jodas, además de otras que, con estos mismos verbos, expresan irritación o malestar extremo, como no te jode o no te fastidia. Otras interjecciones de sorpresa que se mencionan son ahí vamira por dónde o anda la osa.

Y muchas construcciones más…

Junto a todas las anteriores, se pueden destacar muchas otras construcciones, en general coloquiales, que uno no esperaría encontrar en la Gramática de la RAE. pscleanjerkEntre ellas están el uso adjetival de señor para ponderar en extremo (una señora casa); el uso de decir de para indicar una proposición o sugerencia (Dicen de ir al cine); la contestación Puede con el sentido de ‘tal vez’ o de ‘puede que sí’ (—¿No eres un poco pequeño? —Puede); el uso de a la que con el sentido de ‘en cuanto’ o ‘cuando’ (A la que vengas, compra pan); el uso de apéndices interrogativos como ¿sabes? (No me gusta eso, ¿sabes?); expresiones como ciento y la madre o sin comerlo ni beberlo, ni zorra o ni pajolera idea, cachas, finolis o guaperas; adjetivos de origen inglés como unisex, light o heavy, o construcciones con tópicos como Verse, se ve o Por no tener, no tiene ni vergüenza o Saber, lo que se dice saber, no sabía. Y hay muchas más.

En fin, esperamos que se haya podido comprobar que hay muchas construcciones sorprendentes en la Gramática, y en la lengua en general. Esto puede hacer un poco más atractivo y picante su estudio. Como dijimos entonces, la RAE mola. En nuevas entradas seguiremos mostrando este lado simpático, travieso y gamberro de la lengua.

6 Comentarios
  • "Ya te estás largando", "Pero que muy rica"... Construcciones que no esperarías encontrar en la «Gramática»
    Posted at 11:15h, 12 noviembre Responder

    […] "Ya te estás largando", "Pero que muy rica"… Construcciones que no esperaría… […]

  • gonzalo
    Posted at 12:14h, 12 noviembre Responder

    Si estamos de acuerdo en que la expresión “como canto como canto, canto como canto”, también sera correcta “como como como como, como como como”. ¿O no es así?.

    • Antuan Miarma
      Posted at 06:52h, 17 diciembre Responder

      Correcto. Pero sin la prosodia tonal y el contexto/situación comunicativa, dífícilmente podríamos entender…

  • Quique
    Posted at 16:47h, 12 noviembre Responder

    Me encanta la posibilidad de juntar un no y un sí en una respuesta en castellano, incluso dos noes y dos síes: ¿No quieres que te ayude?” “No no sí sí, ayúdame”!
    Y el muy valenciano- “Ahora luego lo hago”

    • Antuan Miarma
      Posted at 07:01h, 17 diciembre Responder

      El “ahora luego lo vemos” me da a mí que no es exclusivamente de Valencia. Por Andalucía se emplea también y creo que en toda la comunidad hispanohablante. Y ¿qué me dices del uso de tres adverbios seguidos, como en “Ahora luego ya vemos” con el sentido de posponer un acciòn para un futuro inmediato o, por el contrario, evadir una acción con la falsa intención de llevarla a cabo de manera inminente.

  • Tildes | Lenguas y Literaturas
    Posted at 21:49h, 12 diciembre Responder

    […] La web SINFALTAS.com da una curiosa pista para diferenciar interrogativos-exclamativos (que llevan tilde) frente a relativos (que no la llevan): “la Gramática ya explicaba en 2009 que esta es una propiedad de los interrogativos frente a los relativos (quizá debida a la naturaleza tónica de los interrogativos). Aunque en el § 22.2m solo se mencionan elementos como narices, demonios, diablos o carajo, en el § 42.12e se añaden otros algo más malsonantes, como leches, coño o cojones, como en ¿¡Cuándo coño has visto tú que yo me vaya a ver una del gordo y el flaco en vez de cumplir con mi obligación!? (ejemplo de Fernán Gómez).” (https://sinfaltas.com/2016/11/08/construcciones-que-no-esperarias-encontrar-en-la-gramatica/) […]

Enviar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza «cookies» para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas «cookies» y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para más información.

ACEPTAR