Ya, pero ¿por qué? (I): «allá», «haya», «halla» y «aya»

Ya, pero ¿por qué? (I): «allá», «haya», «halla» y «aya»

Empezamos con este artículo una nueva sección en la que buscamos explicación a algunos de los mayores líos ortográficos de nuestra lengua. Hoy nos enfrentamos a allá, haya, halla y aya.

allá

alláConserva la ll de illac

El adverbio allá viene del latín illac (ya con acento en la a), a partir de illic, que viene de ille ‘aquel’ (Beatus ille) y la partícula -ce, que reforzaba el sentido de locación. De ille procede el artículo el y de su femenino illa surgieron la y el antiguo ela, que aún conservamos apocopado en casos como el agua. Parece que la forma ill- procede de una raíz indoeuropea al-1 ‘más allá’, que dio también alius (ajeno, alienar),  alter (otro) y alid (de donde viene el ál que vimos en la entrada del Quijote). Además, la partícula -ce es aún hoy visible en entonces o en eccehomo.

haya

La y viene de -gi- en el caso del árbol y de -bi- en el caso de la forma del verbo haber

El nombre del árbol viene del adjetivo fagea en materia fagea ‘madera de haya’. Fagea procede de fagus, el nombre del árbol en latín. peñarroyaEl grupo -ge- ante a pasó a -gi- y de ahí a -y-. También dio -y- el grupo -gi- en plagia, de donde viene playa (de ahí que en francés sea plage), y en fugio, que dio huyo (recordemos que refugiado puede significar ‘huido’). Por otro lado, la f- pasa a h- como en otros muchos casos (hablar a partir de fabulāri, por ejemplo).

Por su parte, la forma verbal haya (del subjuntivo de haber) viene de habea(m), del verbo habēre ‘tener’. El paso de -be- ante a a -bi- y luego a -y- también dio royo a partir de rubeus ‘rojizo’. Aunque royo no se usa habitualmente en el español general, se deja ver en algunos topónimos como Peñarroya o Villarroya (gracias, M. Á.). Otros topónimos como Honrubia o Peñarrubia conservan el significado de ‘rojizo’ de rubeus.

aya

Viene de una supuesta forma del gótico *hagja ‘guardia’

ayaCorominas decía que aya podía venir de avia ‘abuela’ en latín, pero en el DLE se dice ahora que viene de *hagja ‘guardia’. Esta forma podría estar relacionada con hedge, en inglés ‘seto que protege un jardín’ y ‘cobertura para evitar riesgos’ (en finanzas). Si bien la y se podría explicar a partir de –gj-, en aya faltaría explicar por qué se perdió la h.

halla

La ll viene de -ffl-, de afflāre

Parece que el verbo hallar ‘encontrar’ viene del latín afflāre ‘soplar hacia algo’, ‘rozar con el aliento’ u ‘olfatear’. La ll obtenida a partir de –ffl- podría asimilarse a la de llama (de flamma). El significado de ‘encontrar’ que tiene hallar podría deberse, según Penny, a que los perros de caza olfateaban hasta encontrar la presa. La h parece proceder de la f- de fallar, forma previa de este verbo. Este fallar, distinto del que significa ‘no acertar’, nos queda en el fallar que significa ‘decidir o determinar un litigio, proceso o concurso’. A este significado se llegó, según Corominas, al pasar de ‘encontrar la ley aplicable’ o ‘averiguar los hechos’ a ‘dar sentencia’.

Por último, ya dijimos que echar en echar de menos podría tener el mismo origen que hallar, a diferencia de echar en otros casos, que viene de iactāre.

hunting-dog-1343953_960_720

Una vez visto todo esto, podemos concluir que allá ya tenía ll en latín, que haya en sus dos significados debe su y al contacto de una consonante con una i en diptongo (la llamada yod, que tan influyente es en la evolución del español), que la y de aya tiene origen gótico y que la ll de hallar procede de -ffl-. Además, la h de haya (nombre del árbol) y de halla vienen de una f-, y la de haya (la forma verbal) ya estaba en latín.

No sabemos si esto servirá para acordarse de cómo se escriben estas palabras, pero al menos esperamos que sirva para entender por qué nos ha quedado este lío.

Para terminar, aquí tenéis un ejemplo del uso de aya (lástima que en el título del vídeo lo escriban con h):

No hay comentarios

Enviar un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza «cookies» para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas «cookies» y la aceptación de nuestra política de cookies. Pinche el enlace para más información.

ACEPTAR